Noticias

El peatón ganará espacio al coche en la nueva Plaza de Olavide

Facilitar el acceso a los vehículos de emergencias, aumentar la seguridad y mejorar el tránsito peatonal son los tres argumentos esgrimidos por el Ayuntamiento para la próxima remodelación del entorno de la Plaza de Olavide, que afectará a seis calles aledañas y cuya ejecución comenzará en verano, según las previsiones municipales. El proyecto cuenta con un presupuesto de 552.839 euros y las obras durarán cinco meses.

La principal intervención modificará la sección viaria, para ganar un carril de circulación que asegure el acceso a los servicios de protección y emergencias de todos los edificios, algo que “con la configuración actual no está garantizado” en algunas zonas, han señalado desde el Consistorio. Los trabajos también servirán para renovar el pavimento, ampliar las aceras y eliminar barreras arquitectónicas, con el objetivo de mejorar la calidad estancial del entorno de la Plaza de Olavide, núcleo del barrio de Trafalgar y habitual lugar de encuentro y socialización. Además de la plaza se verán afectadas las calles de Sagunto, Murillo, Olid, Palafox, Jordán y Raimundo Lulio.

Plaza Olavide

Fuente en la Plaza de Olavide.

El proyecto propone ampliar la zona de estancia de la plaza −hasta ahora limitada al interior de su corona circular–, convirtiendo en espacios peatonales los tramos próximos de las calles adyacentes, “de modo que se perciban como antesalas o puertas de entrada a la plaza”. Para que estos tramos dejen de utilizarse como depósito de vehículos, se restringirá la circulación, permitiendo el acceso a garajes de residentes, carga y descarga, emergencias y mantenimiento municipal. Una reconfiguración de la circulación que incluirá medidas complementarias, como el cambio de sentido del tráfico en la calle de Quesada o medidas “blandas” de señalización en las de Santa Feliciana y Gonzalo de Córdoba.

Los nuevos espacios alrededor de la plaza se proyectan como “zonas de coexistencia”, con todo el pavimento al mismo nivel. Además, se formarán tres áreas según el uso, diferenciadas mediante la pavimentación: la primera, destinada al tránsito peatonal; la segunda, que albergará arbolado, existente o de nueva plantación, y bancos, y la tercera, que por necesidades de seguridad proyectará una franja de 5,5 metros de anchura, que se mantendrá sin obstáculos en todo momento.

Controversia por las plazas

La actuación incorpora también un reajuste de las plazas de aparcamiento, aspecto sobre el que gobierno y oposición tienen diferentes pareceres. Mientras el portavoz del PP, José Luis Martínez-Almeida, asegura que las obras –que califica de “absolutamente innecesarias”– supondrán la eliminación de más de un centenar de plazas, desde el Ayuntamiento se explica que será al contrario: “Habrá más, pues se trasladan y reordenan”. Así, aunque en algunas de las calles se eliminará una de las dos bandas de aparcamiento, en la otra se cambiará el estacionamiento en línea por otro en batería.

Chamberí 30 días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s