Editoriales/Opinión

Cifuentes, un parque y todo por hacer

Editorial logo

Pasó el tormentoso abril y nos dejó la dimisión de Cristina Cifuentes al frente de la Comunidad de Madrid. Quién se lo iba a decir a los chamberileros que, hace apenas tres meses, la escuchaban en la presentación del anhelado proyecto para el Parque del Tercer Depósito. El escándalo del máster dejó sentenciada de facto a la ya ex presidenta regional, por más que ella lo disimulara, o no quisiera darse cuenta, hasta que el escabroso “vídeo de las cremas” acabó con su mandato y dejó de paso tocada su reputación, que a esa bajura alcanza hoy ya el albañal de la política.

La crisis del gobierno regional abre un horizonte de inquietud en el distrito, donde el Canal de Isabel II tiene proyectado el mencionado del Tercer Depósito, que en la actualidad aborda la última fase de las obras de demolición antes de que se abra el periodo de licitación del nuevo parque, prevista para junio; pero no sólo: la expresidenta también anunció en su día la apertura para este año de otros 2.500 metros cuadrados de esparcimiento junto a la Sala de Exposiciones del Depósito, y la empresa pública mantiene desde hace tiempo conversaciones con el Ayuntamiento para abrir el Segundo Depósito, lo que supondría otros 40.000 metros de zonas verdes para el barrio.

Ya sin Cifuentes, las opciones de que prospere una moción de censura son escasas, y ahora falta por saber cómo gestionará el Partido Popular el relevo al mando de la Comunidad de Madrid, y el camino hasta la cita electoral del próximo año. De momento, el presidente en funciones, Ángel Garrido, se ha apresurado a vender “estabilidad” a los madrileños. Algo que, junto al hecho de que él, a la sazón presidente del Canal de Isabel II, conozca perfectamente los planes del gobierno regional para Chamberí –y que haya asumido personalmente sus compromisos– tranquiliza en cierta medida. Sería una pena que la buena sintonía alcanzada por las Administraciones en esta trasteada zona de la capital volviera a ser postergada por el tacticismo político.

No podemos terminar sin hacer mención a la entrevista con la concejala-presidenta de Chamberí que el periódico incluye en este número, y a los planes del Consistorio para el último año de legislatura. Pese a las críticas, Gómez Morante se muestra inflexible con la actuación municipal en el distrito en temas como movilidad o participación, si bien de sus palabras se desprende que, durante los próximos meses, los anuncios y los pretextos superarán con mucho a las ejecuciones: llegados a mayo y sin siquiera un proyecto de Presupuestos que debatir, poco más se podría esperar. Promesas, que a poco que se continúe sin cuentas municipales, terminarán solapándose con las otras promesas, las electorales. Pero antes de que llegue el momento de las urnas, tanto el partido que gobierna la Comunidad como el que lo hace en el Ayuntamiento deberán decidir quién encabezará sus respectivas listas. Esperemos que los compromisos adquiridos con Chamberí no vuelvan a quedar a expensas de las intrigas y de las peleas de partido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s