Reportajes

La “nueva ola” está en Chamberí

A las puertas de la Rock-ola ya no hay punks ni mods. Las crestas y el maquillaje que a principios de los 80 se reunían a diario en la calle del Padre Xifré, en avenida de América, se han transformado en alguna que otra camisa y pantalón de pinzas.

En octubre del año pasado abría de nuevo, en el número 8 de José Abascal, uno de los buques insignia (junto con el Pentagrama, la Vía Láctea o la sala El Sol) del movimiento cultural que en España se popularizó como la Movida Madrileña. “El proyecto de ahora no pretende ser la Rock-ola original (que funcionó entre 1981 y 1985), nacida con una vocación vanguardista, rompedora y un poco canalla, sino un tributo a todos los grupos que salieron en aquel momento, pero con un toque más nacional. En la antigua sala tocaban bandas nacionales, pero se pinchaba música internacional, porque éramos cosmopolitas e íbamos a Londres y a Nueva York a comprar música para traer el punk de la época, ‘la nueva ola’, como se llamaba”, explica Pepo Perandones, diseñador de la famosa cartelería del antiguo local (que cuelga de las paredes del actual) y pieza fundamental del equipo, junto con su hermano Magín, el disc jockey antes y ahora.

 

Rockola_1

Pepo Perandones, diseñador de la cartelería de la sala y programador de Rock-ola.

Por la Rock-ola de Padre Xifré (que antes fue Marquee y primero El Jardín) pasaron Nacha Pop, Radio Futura, Loquillo y los Coyotes, Alaska y los Pegamoides, Parálisis Permanente, Glutamato Ye-Yé, Ramoncín, Hombres G, Siniestro Total, Burning…, nombres que hoy suenan en la pista de baile de Chamberí para rememorar aquellos tiempos dorados. Sólo hay que echar un vistazo al programa de los directos de la célebre sala (disponible en internet) para viajar en el tiempo y transportarse a la España que siguió a la Transición. Nombres internacionales de la talla de Iggy Pop, Nick Cave, Depeche Mode o New Order también se subieron a su escenario.

Mamá, The Beatles y Ramones

Rockola_cartel_2La actual Rock-ola, que gestionan los hermanos Perandones, pero cuya marca han comprado los dueños del Club Independance, abre los viernes y sábados como sala de conciertos y discoteca hasta las 6 de la mañana (en su web se pueden conseguir entradas gratuitas e invitaciones para conciertos). “Poco a poco iremos ampliando la apertura”, dice Pepo, encargado de la programación, que, como la de entonces, agrupa a bandas consagradas y emergentes.

El 1 de diciembre ha estado en cartel el grupo mítico de la Movida “Mamá” y en Navidad actúan “Beat Beat Yeah!” (22 de diciembre), de versiones de The Beatles, que harán un especial del “Álbum blanco”, y “Ramonsters” (23 de diciembre), la formación de Mario Vaquerizo de tributo a Ramones.

Pepo Perandones añade que ahora el público de la sala es de mayor edad, entre los 40 y los 60 años. “Es gente que no tenía un local adonde ir a escuchar este tipo de música y con unos hábitos diferentes: en el primer Rock-ola sufríamos las épocas de exámenes y ahora los puentes y la Semana Santa” −sonríe−. “Pero creo que les estamos dando lo que quieren”.

Cristina Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s