Cultura

La ‘sinsombrero’ Luisa Carnés vuelve a casa

Una de las escritoras olvidadas de la Generación del 27, Luisa Carnés (Madrid, 1905-México D. F., 1964), recibirá este año un homenaje en forma de placa, que se instalará en el edificio de la calle de Fernández de la Hoz, número 35, donde vivió durante unos años junto a su primer marido, Ramón Puyol.

Luisa Carnes

Luisa Carnés. Foto: CIAP.

El Ayuntamiento tiene intención de recuperar la memoria de “las sin sombrero” –las marginadas mujeres de la Generación del 27–, con la colocación de placas en edificios vinculados a estas intelectuales “responsables de conseguir algunas de las mayores cotas de libertad del país”. La medida, encuadrada dentro del Plan Memoria de Madrid, comenzó el pasado 8 de marzo con un homenaje en la Casa de las Siete Chimeneas para recordar el Lyceum Club Femenino, una de las primeras y más influyentes asociaciones de mujeres en España. Además de la placa a Carnés, a lo largo del año se instalarán otras en recuerdo de María Lejárraga, Ernestina de Champourcín, Victoria Kent y Margarita Nelken, estas dos últimas también en Chamberí.

Exiliada en México

La autodidacta Luisa Carnés dejó la escuela a los 11 años, para trabajar en una sombrerería. En 1927 se emplea como mecanógrafa en la Compañía Iberoamericana de Publicaciones (CIAP), editorial que le daría la oportunidad de publicar sus primeras novelas con sólo 23 años, con las que irrumpiría en los círculos literarios madrileños. Tras la bancarrota de la empresa, marcha a Algeciras. A su regreso a Madrid, en 1932, trabaja en un salón de té de la Segunda República, de donde extrae las experiencias reales y vividas para escribir “Tea Rooms. Mujeres obreras”, una novela-reportaje de marcado carácter social −reeditada recientemente por ‘Hoja de Lata’–. La obra consagró a Carnés, que comenzó a colaborar en publicaciones como ‘Estampa’, ‘La Esfera’ o ‘Crónica’.

Defensora del sufragio femenino y la emancipación de la mujer, en 1939 huye a Francia, donde permanece en un campo de internamiento del que salió gracias a la intervención de Margarita Nelken. Desde allí viajaría a México, donde continuaría desarrollando su carrera literaria y periodística, hasta el fatal accidente automovilístico que acabó con su vida en 1964.

Chamberí 30 días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s